jueves

Pierre Paolo Pasolini

A propósito de su poema
Teorema





Podemos anotar los cambios del humo
mientras se retuerce y toma forma,
pero no podemos ser el humo
ni adquirir su gracia transparente.
Cómo corre.
Y nos caracteriza la mirada,
el contemplar sin ser, siempre de afuera,
paralizando lo que se eleva.
Dibujamos alas con cadenas.
Qué pena.
Los alquimistas de la palabra
en varias lenguas y momentos
hemos dado testimonio, con lamentos
de suprema elegancia.
Vorazmente nos hemos arrojado
sobre los humos que se nos escapan
y los hemos capturado entre los dedos
pero no en la sustancia.
La perfección formal de la espiral
nos humedece con pélvico deleite
y extáticos movemos las caderas
cuando el humo se vierte.
Podemos anotar los cambios del humo
cuando acorralamos al minuto elusivo
y tras él subimos escaleras,
ambos pies plantados en el aire,
con donaire.
Y nos caracteriza la mirada:
al mirar cambiamos de osamenta
y más livianos que el humo traspasamos.
Dibujamos los cuerpos como puertas
entreabiertas.

Pier Paolo Pasolini

Cortesía de un blog para recomendar:
Los espíritus de la noche
Gracias, Luz de Luna

1 comentario:

LuzdeLuna dijo...

Hola Mágica, no problems, para eso es mi blog, para compartir todo lo que posteo, :)
Saludos y suerte con tu blog nuevito!!